‘Bestia’: Hugo Covarrubias explora la vida secreta de una marioneta del gobierno

*** Este artículo apareció originalmente en septiembre / octubre. ’21 edición de Revista de animación (núm. 313) ***

El director teatral y director de animación chileno Hugo Covarrubias buscaba una manera de contar las historias de los personajes de fondo en la historia política plagada de conflictos de su país. Junto a sus socios creativos Martín Erazo, Tevo Díaz y Constanza Wette, desarrolló una serie de ideas para un proyecto, que eventualmente se convirtió en el poderoso cortometraje Bestia (Bestia), que se llevó a casa dos premios en Annecy en junio y compite en el festival de Ottawa en septiembre. El proyecto está vagamente inspirado en la vida de Ingrid Olderock, quien fue agente de la policía secreta en Chile durante la década de 1970.

Hugo Covarrubias en el set.

Como explica Covarrubias en una entrevista reciente, “La principal inspiración para Bestia tiene que ver con el estado mental de nuestro personaje principal. Después de escribir la primera versión del guión con Martín, sentí que nuestra premisa era ‘dentro de cada bestia vive una víctima’. Decidimos visitar el mundo interno y la psicología de un personaje, imaginando cómo sería ver dentro de su mente. No es una biografía, pero es una visita a su vida oculta, su relación con su perro, sus miedos, delirios y frustraciones, que en última instancia son una imagen de rayos X de un país fracturado por una dictadura militar violenta ”.

La película stop-motion tardó aproximadamente tres años y medio en completarse, con aproximadamente 25 personas ayudando en varios aspectos del proyecto. Los realizadores tuvieron algunas pausas en el camino debido a las protestas masivas en Chile, además de tener que terminar algunas secuencias en medio de la pandemia.

Bestia

Bestia

Una casa de muñecas

Covarrubias señala que siguió una estética de ‘casa de muñecas’ única para este corto. “El rostro de nuestro personaje principal parece estar hecho de cerámica o porcelana, lo que está directamente relacionado con las imágenes de las viejas muñecas alemanas o de Europa del Este. Por eso decidimos trabajar con muñecos que tenían cuerpos de trapo y caras de cerámica, que ofrecían elementos de lo macabro y lo inocente. Generamos ese aspecto con resina de poliuretano, ya que las cabezas son un poco más claras y están cubiertas con resina de cristal para dar brillo “.

El director agradece las contribuciones de la directora de arte Constanza Wette, el diseñador de personajes Pablo Castillo, los constructores de rostros Andrés Cepeda y Enrique Tapia, la diseñadora de vestuario Cecilia Toro y el animador Matías Delgado, quienes también ayudaron con el storyboard y la animación. Agrega: “Nuestro desafío más importante fue tratar un tema tan delicado y político en la animación, y generar múltiples capas de interpretación. En última instancia, ese contraste ayudó mucho a la premisa de presentar el mal humano y sus contradicciones de una manera estéticamente hermosa “.

Covarrubias dice que uno de los aspectos atractivos de trabajar en cortometrajes es la forma en que el formato tiene una forma de concentrarse en los elementos más importantes de la historia. “Tienes que reducir todos los aspectos de la historia y condensar todo en unos minutos, por lo que debes seleccionar los ingredientes más efectivos. Este es un proceso arriesgado, pero creo que eso es lo que también me atrae, ese riesgo de equivocarme o que la historia no se entienda en tan poco tiempo. Aquí es donde la animación cumple su función de capturar lo que a veces puede ser inimaginable “.

Bestia

Bestia

Cuando se le preguntó acerca de los ídolos de la animación, el director menciona a los maestros checos de la animación de títeres Jiří Trnka y Jan Švankmajer como dos fuentes principales de inspiración, “por la forma en que conceptualizaron y materializaron a los seres humanos y sus lugares en la sociedad”.

Su introducción a la animación ocurrió cuando estaba trabajando en la obra de teatro híbrida. Maleza con Muriel Miranda. “Me di cuenta de que la animación stop-motion tiene una textura muy teatral y decidimos aplicarla, y funcionó muy bien”, nos cuenta. “Más tarde, descubrí que es un punto de encuentro casi perfecto para las cosas que me gustan, como el cine, las cámaras, las luces, las artes plásticas, la pintura y la escultura. La animación te brinda esas herramientas, pero el stop-motion en particular es una maravillosa combinación de película y plastilina, que te brinda la posibilidad de generar entornos y escenarios únicos “.

Covarrubias dice que espera Bestia permite que el público se transporte a otro mundo y comprenda las experiencias e historias de otras personas. “Espero que se dejen llevar por las sensaciones y texturas que busqué generar y que también conecten piezas de la historia que puedan estar perdidas o fragmentadas. Quizás nuestro corto pueda ayudar a las personas a comprender la humanidad desde diferentes puntos de vista ”.

Bestia es uno de varios cortometrajes aclamados que compiten en el Festival Internacional de Animación virtual de Ottawa de este mes.

Leave a Comment