Joaquin Phoenix quedó traumatizado por entrevistas cuando era niño

“De hecho, estoy sorprendido de la cantidad de periodistas de entretenimiento que he conocido que son idiotas”, dijo el actor a IndieWire, pero su nueva película lo ayudó a comprender el proceso.

Es difícil imaginar a un actor con más desdén por el proceso de entrevistas que Joaquin Phoenix. A lo largo de los años, las incómodas respuestas de Phoenix a las preguntas de las entrevistas se han convertido prácticamente en una extensión de su incómoda personalidad en la pantalla. En 2019, salió de una entrevista para “Joker” cuando se le preguntó si la película incitaba a la violencia, y cuando otro reportero le preguntó sobre cómo prepararse para el papel unos meses después, dijo que eran “noticias viejas”.

En 2014, confesó durante un perfil de Esquire que si bien no odiaba hacer prensa, ciertamente no le gusta, comparándose a sí mismo con “un niño malcriado que no quiere tomar una ducha”. La incomodidad de Phoenix con el proceso se ha vuelto tan ligada a su personalidad que incluso lo falsificó él mismo con una aparición bromista en “Late Night With David Letterman”, en un fragmento que terminó siendo parte del falso documental “I’m Still Here”.

Phoenix puede estar involucrado en la broma, pero no se está riendo. A pesar de toda la atención prestada a sus travesuras mediáticas que inducen a la vergüenza, pocos han investigado la causa raíz de su descontento. Y con su último papel, “Vamos, vamos”, Phoenix tuvo la oportunidad de explorar el tema él mismo. El último estudio sensible de personajes del director de “20th Century Women” Mike Mills, “C’mon C’mon” está protagonizado por Phoenix como el periodista radial Johnny, quien se une a su sobrino Jesse (Woody Norman) mientras viajan por todo el país.

En el pasaje de apertura de la película y en varios otros puntos, se ve a Johnny junto a su colega Roxanne (interpretada por la corresponsal de “Radiolab” en la vida real Molly Webster) entrevistando a un grupo diverso de niños de todo el país sobre sus aspiraciones para el futuro. Mills le encargó a Phoenix que realizara estas entrevistas sin guión, lo que obligó a un hombre que se resiente de manera infame a ser objeto de tales conversaciones a descubrir cómo perpetuarlas en su lugar.

La experiencia le brindó a Phoenix la oportunidad de contemplar cómo su exposición a entrevistas como actor infantil lo traumatizó desde el principio y lo llevó a una mayor apreciación por la naturaleza desafiante del trabajo. Mientras visitaba Nueva York para el estreno en el Festival de Cine de Nueva York de “C’mon, vamos”, Phoenix y Mills se sentaron con IndieWire para discutir ese viaje. Estos son extractos editados de esa conversación.

“Vamos vamos”

Tobin Yelland

MIKE MILLS: En general, siento que a los periodistas en el espacio del entretenimiento no se les trata tan mal. Tiene unos minutos para una entrevista. Este sistema no respeta plenamente su trabajo.

JOAQUIN PHOENIX: De hecho, estoy sorprendido de la cantidad de periodistas de entretenimiento que he conocido que son idiotas, porque siento que hay una gran responsabilidad en ello. Siempre me he inclinado por la protección. Cuando era niño, e incluso como adulto, algunas de las preguntas que me hicieron en las entrevistas realmente me sorprendieron. No sé cómo puedes estar en esa posición de poder y abusar de ella de esa manera.

MOLINOS: Lo que estábamos haciendo era diferente. Estábamos hablando con estos chicos dulces que no están en la industria y tratando de ser conscientes de eso.

FÉNIX: Al principio, trabajé con Molly Webster, y ella tenía una forma tan natural e intuitiva de hablar con la gente. Eso fue muy agradable de ver. Tenía esta lista de preguntas que me dio Mills, así que estaba nerviosa. Haces una pregunta, luego tienes que hacer la siguiente. Pero ella acaba de tener este jodido flujo. Yo estaba como, “¡Oh! ¡Lo entiendo!” Nunca llegué allí, pero entendí que era posible. Fue raro.

MOLINOS: Grabar películas puede ser muy opresivo y con mucho derecho. Es tóxico. Pero esto fue algo más suave.

FÉNIX: Derecha. Cuando eres un niño, te preguntan todo tipo de cosas raras. ¿Cuánto dinero ganas? ¿Sientes que te estás perdiendo el tiempo de niño, lo que sea que digan? Quizás no sea tanto la cuestión como la agenda detrás de ella. Existe la curiosidad genuina de hacer una pregunta en una conversación en lugar de tratar de obtener una respuesta. Creo que tal vez esa sea la diferencia. Es difícil para los periodistas. Cuando tienes como 20 minutos para una entrevista y de antemano te advierten: “Está muy incómodo”. Y tienes que lidiar con esa mierda incluso antes de entrar en la habitación.

Supongo que el arte de alguna manera es ser consciente de esas cosas y no dejar que eso empañe tu genuina curiosidad por la gente. En este caso, entré en un entorno con algún conocimiento del mismo y estaba nervioso por eso. No quería incomodar a este niño cuyo padre estaba en la cárcel. ¿Cómo le pregunto por su vida? Me sentí un poco mal por ser consciente de algo personal sobre él que no me dijo. Sabía que tenía que llegar a este lugar genuino. Creo que algunas personas son buenas en eso. Luego puedes dejar a todos los publicistas y todo el asunto donde podrían estar como, “Ve a esta habitación de hotel. Es vegano, ¡así que ten cuidado! ” No lo sé.

MOLINOS: Esta película surgió de ser padre y mi relación con mi hijo, y de hablar de tonterías con una personita que puede golpear tu cerebro. Quería esa intimidad absoluta y luego tirarlos al mundo. Seguí viendo la figura grande y la figura pequeña en las calles, y luego un mar de niños a su alrededor. Es como un escenario psicológico. Joaquín era un tío muy implicado cuando lo conocí y una persona humana muy implicada.

FÉNIX: Mills y yo nos conocimos y empezamos a hablar. Hablamos sobre cosas que estaban claramente relacionadas con la película y luego cosas que no parecían estar relacionadas, pero nos inspiramos en ellas. Seguí queriendo tener esas conversaciones. A veces tratamos deliberadamente de encontrar cosas, mirar libros, hablar de peinados, ropa, guardarropa, zapatos. Íbamos a todas partes, desde el puto Studs Terkel hasta el steampunk. Aquí hay alguien que es parte de este mundo a lo grande y ha tenido una vida muy rica en la que conoció e interactuó con una gran cantidad de personas. Y, sin embargo, su vida se ha vuelto pequeña en algunos aspectos. Su contacto con su familia se ve disminuido. Inconscientemente, sin ni siquiera saberlo, estábamos desarrollando este personaje que tuvo esta vasta experiencia y lo moldeó. Estaba buscando desesperadamente esta conexión más allá de sí mismo. Acabamos de hablar de todas estas posibilidades y poco a poco esto comenzó a desarrollarse.

MOLINOS: Kaari Pitkin, quien produjo “Radio Rookies” para NPR, nos ayudó. Obviamente, tenía mucha experiencia en su propio programa en WNYC y sabía a dónde tenía que ir. Diríamos: “Vamos al Lower East Side, ¿puedes encontrar un grupo de niños o una escuela?” Nos encontró una escuela en Nueva Orleans, otra en Detroit y otra en el centro de Nueva York. Solo hay un niño al que filmamos que no terminó en la película. Cada entrevista fue como una hora. Así que me gustaría hacer algo que sean solo todas las entrevistas con los niños. Fue mucho.

El actor Joaquin Phoenix posa para un retrato en Beverly Hills, California, el martes 3 de febrero de 2009. (Foto AP / Matt Sayles)

Joaquin Phoenix

ASSOCIATED PRESS

FÉNIX: Aprendí que hay una línea muy clara y obvia en términos de qué es una cosa decente y cómo entablar una conversación con alguien de una manera considerada y sacar algo de ella. Me sorprendió la cantidad de personas con las que he interactuado a quienes no parecía importarles esa línea, y tal vez incluso parecían alegrarse de cruzarla. Obviamente, fue una gran diferencia aquí porque estaba trabajando con niños. Me preocupaba si eso estaba bien. Nunca quise presionar a nadie. Pero me sorprendió lo desesperados que estaban por ser escuchados y respetados, que no me hicieran una pregunta como un adulto que le preguntaba a un niño, como yo había estado, sino de una manera genuinamente curiosa. Intenté vivir en ese espacio.

Entonces me conmovieron mucho. Estos niños expresarían sus sentimientos, esperanzas y sueños de la manera más honesta; luego haríamos una escena y sería como, “Bueno, hay un barómetro muy claro de lo que es honesto y lo que no”.

MOLINOS: Terminamos de filmar esta película en enero de 2020. Cuando comenzó la pandemia, todo esto se sintió muy intrascendente, como el soldado que todavía está en la jungla y no sabe que la guerra ha terminado pero que todavía está pirateando. Estuve editando solo a través de Evercast de forma remota durante nueve meses. Eso fue realmente alucinante.

FÉNIX: ¿Qué está mal con eso? ¡Lárgate de aquí! La creatividad nunca es jodidamente pequeña.

MOLINOS: Está bien, pero me sentí muy solo durante la pandemia. Me preguntaba qué diablos iba a pasar con esta película. Era como si estuviera en la luna en una misión en solitario.

FÉNIX: No trabajé mucho durante la pandemia. Solo trabajé el verano pasado. Y fue lo mismo de siempre.

A24 lanza “C’mon C’mon” el 20 de noviembre.

Inscribirse: ¡Manténgase al tanto de las últimas noticias de cine y televisión! Regístrese aquí para recibir nuestros boletines informativos por correo electrónico.