‘Avatar: The Way of Water’ Cinematografía: Entrevista a Russell Carpenter

Carpenter habla con IndieWire sobre reunirse con James Cameron y fusionar las imágenes prácticas y digitales de “The Way of Water”.

La última vez que el director de fotografía Russell Carpenter se asoció con el director James Cameron, ambos se llevaron a casa premios Oscar por su trabajo en “Titanic”. Esa fue una producción famosamente ardua, pero en su última colaboración, “Avatar: The Way of Water”, Carpenter rápidamente se dio cuenta de que enfrentaría otra serie de desafíos: no solo volvería a filmar sobre y en el agua, sino que tienen que aprender un lenguaje completamente nuevo relacionado con la iluminación virtual.

“Eso fue totalmente nuevo para mí”, dijo Carpenter a IndieWire. Sin embargo, al poco tiempo se dio cuenta de que su trabajo básico no era tan diferente de una película de acción real convencional. “Es lo mismo de siempre en que estás esculpiendo luz. Es una forma muy diferente de trabajar, pero la tarea sigue siendo la misma”.

Además de “Titanic”, Carpenter había filmado “True Lies” para Cameron, pero no fotografió el “Avatar” original. (Mauro Fiore ganó un Premio de la Academia por su cinematografía en esa película). La participación inicial de Carpenter en la secuela comenzó cuando Cameron le pidió que filmara imágenes de prueba de Spider, el personaje humano principal que tendría que integrarse a la perfección con los personajes digitales creados por estudio de efectos visuales Wētā utilizando actuaciones reales como material de referencia. “Pusieron un bosque en el estudio que era enorme para una prueba de pantalla”, dijo Carpenter. Cameron estaba contento con la forma en que se veía el metraje y le pidió a Carpenter que se uniera a la producción un año antes de la fotografía principal para poder coordinar los efectos visuales en la fotografía virtual mientras se preparaba para los elementos humanos de acción en vivo como Spider.

La principal preocupación de Carpenter era lograr que ese personaje se iluminara correctamente, porque sabía que si Spider no encajaba con su entorno o parecía que respondía a la luz de la misma manera que los personajes digitales, toda la ilusión se desmoronaría. “Mi mantra era, ‘Russell, tienes un trabajo’”, dijo Carpenter. “Hacer que Spider habite este mundo virtual, y hacerlo mientras la cámara se mueve como loca. Tu iluminación tiene que estar en lo cierto, porque todos sabemos cómo se ve la luz del sol o cómo se ve la sombra en un bosque, y si te desvías de eso y te equivocas en algo, como el contraste o si la luz no sale del todo donde debería estar, te metes en problemas bastante rápido. La ilusión de que Spider está justo ahí junto a una persona Na’vi comienza a desmoronarse”.

“Avatar: El camino del agua”

Cortesía de 20th Century Studios

De hecho, la realidad fue un principio rector para todas las decisiones de Cameron sobre la película; aunque la mayoría de las imágenes en última instancia serían generadas por computadoras Wētā, el director sintió que anclar el mundo en una física y un comportamiento reconocibles crearía una respuesta extraña y onírica en el espectador. Es por eso que filmó a sus actores bajo el agua en lugar de adoptar un enfoque de “seco por húmedo”, por qué las expresiones faciales y los movimientos del actor debían capturarse en lugar de simplemente animarse mientras los actores realizaban su trabajo en un estudio de grabación, y por qué un director de fotografía experto como Carpenter fue necesario para diseñar el esquema de iluminación y la paleta de colores para la película. “Todo se basa en algo real”, dijo Carpenter. “Si tenemos un animal de aspecto fantástico en la película, replica la locomoción de un animal en nuestro planeta para que no parezca una especie de fantasía hecha en una computadora”.

Carpenter pasó el año de iluminación virtual proporcionando información a Cameron y descubriendo formas creativas de realizar las tomas que el director tenía en mente mientras otros departamentos trabajaban en los mismos problemas. “Era básicamente un gran hormiguero, y todos estaban tratando de juntar sus antenas para obtener la información más reciente”, dijo Carpenter. “Esa experiencia fue muy diferente para mí, aquí estamos en un set, vamos a filmar por un día y nos vamos con una escena realmente agradable o una actuación realmente agradable. En esto, estás adivinando cómo se verán las cosas. Toda esta información, mi información de iluminación, todo lo que hizo Jim, todo fluyó cuesta abajo hacia el mundo real. Gran parte de la creatividad se centra en mirar todos estos diagramas y decir: ‘bien, ¿cuál es el equipo adecuado para hacer esto? ¿Cómo vamos a construir el sistema de iluminación que hará todo lo que necesitamos hacer?’”

AVATAR: EL CAMINO DEL AGUA, (también conocido como AVATAR 2), director James Cameron (centro), en el set, 2022. ph: Mark Fellman /© Walt Disney Studios Motion Pictures / Cortesía Colección Everett

Detrás de cámaras de “Avatar: The Way of Water”

Mark Fellman/Walt Disney Studios Motion Pictures/Cortesía Colección Everett

Durante el período de iluminación virtual, Carpenter observó que Cameron tenía mucha flexibilidad: “Tenía un banco de computadoras y simplemente podía decir: ‘Necesito esto aquí. Haz este Na’vi un poco más corto para que funcione para el encuadre. Saca a esta persona de aquí. Así que mi gaffer Len Levine y yo dijimos: ‘Está bien, ¿cómo le damos esta experiencia a Jim cuando está en el set?’” Carpenter y Levine idearon un sistema basado en la iluminación de conciertos de rock ‘n’ roll que les permitió iluminar la jungla escenas sin perder tiempo entre configuraciones. “Eventualmente se convirtió en una especie de navaja suiza que podía transformarse de una situación a otra sin tomar una cantidad de tiempo horrible”, dijo Carpenter. Al colocar luces móviles en armazones elevados e iluminar principalmente desde arriba, el director de fotografía se adaptó a las demandas de cada escena individual y evitó que sus luces interfirieran con la ubicua pantalla azul.

Cuando Carpenter tuvo que colocar fuentes de luz dentro de las tomas, su colaboración con el supervisor de efectos visuales de Wētā, Eric Sandon, simplificó el proceso de eliminarlas de la imagen final. “Estaba en el plató todos los días y yo podía correr hacia él y decirle: ‘Hemos hecho un esfuerzo heroico, pero no podemos mantener esta fuente de luz fuera de la toma’”, dijo Carpenter. “Él decía, ‘está bien, eso no es un problema’. Solo tendría que preguntarle: ‘¿Estás obteniendo lo que necesitas de mí?’ Porque no voy a ser la persona frente a una computadora dos años después de que me vaya”.

Aunque hubo una curva de aprendizaje dada la tecnología innovadora de la película, al final, Carpenter la encontró liberadora en comparación con la realización cinematográfica convencional, porque no había nada que obstruyera la relación entre los actores y la cámara. “Jim opera muchas computadoras de mano. Le encanta estar cerca de los actores y moverse con ellos, y básicamente puede apuntar la cámara a cualquier lugar con este sistema. Es una cultura tan diferente, porque aquí está nuestro set, pero dispersos por el escenario hay todos estos pequeños compartimentos con 12 computadoras. A eso no estaba acostumbrado, y no estaba acostumbrado a este elaborado ritual por el que pasas al comienzo del día en el que tienes que fusionar lo que hizo la cámara de Jim en el volumen de captura con la cámara de acción en vivo. Eso toma un tiempo, pero una vez que lo haces, no estás encerrado en lo que Jim visualizó. Nos dio mucha libertad”.

Inscribirse: ¡Manténgase al tanto de las últimas noticias de cine y televisión! Regístrese aquí para recibir nuestros boletines por correo electrónico.

Leave a Comment