“El enfoque de Martin Scorsese en ‘Los asesinos de la luna’: Una perspectiva alternativa sobre la historia de los nativos”

“Los asesinos de la luna”: un retrato oscuro y subversivo del Oeste americano

El aclamado director Martin Scorsese ha vuelto a sorprender con su última película, “Los asesinos de la luna”, una adaptación del best seller de David Grann que explora los oscuros rincones de la codicia y la corrupción en el Oeste americano.

Aunque el guion original de Scorsese se centraba en el origen del FBI, la versión final de la película se enfoca en el matrimonio de Mollie Kyle y Ernest Burkhart, interpretados magistralmente por Lily Gladstone y Leonardo DiCaprio. Este “romance” resulta ser el hilo conductor de una trama oscura y perturbadora que revela la verdadera naturaleza del sueño americano.

“Los asesinos de la luna” es una contracrónica negra del género western, que muestra la codicia despiadada y los prejuicios raciales que corrompen los cimientos de los Estados Unidos. La historia real en la que se basa la película revela el genocidio silencioso del pueblo Osage, perpetrado por el crimen organizado y los intereses económicos.

Uno de los puntos controvertidos de la película ha sido el punto de vista de Scorsese desde el lado blanco, especialmente en el personaje de Ernest Burkhart, uno de los perpetradores de los crímenes. Algunos críticos y consultores lingüísticos Osage han argumentado que la perspectiva de la historia debería haberse invertido, centrándose en la experiencia de Mollie y su familia.

Sin embargo, Scorsese logra representar con maestría la mentalidad de los asesinos y la complejidad de sus motivaciones. La película no glorifica el estilo de vida de los criminales, sino que muestra su caída inevitable y el lado oscuro de los atajos hacia el éxito y la riqueza.

Además, Scorsese expone el desequilibrio económico y racial que prevalece en la sociedad americana, y cómo esto lleva a actos de violencia y opresión por parte de los hombres blancos. La película revela la falacia de la coexistencia y expone las raíces de la ansiedad de la supremacía blanca, desenmascarando la falsa interracialidad y la voluntad de eliminar la raza.

En definitiva, “Los asesinos de la luna” es un retrato subversivo y perturbador del Oeste americano, que cuestiona los cimientos de la sociedad y muestra las miserias y contradicciones de sus protagonistas. Scorsese una vez más demuestra su maestría en la dirección, creando una película que no dejará indiferente a nadie.,