“La sorprendente confesión de Paul Newman sobre una película que deseó ocultar del público”

Paul Newman pide a la gente que no vea su peor película y termina siendo un éxito de audiencia

En el mundo del cine, hay ocasiones en las que incluso los actores más talentosos pueden cometer errores. Eso fue lo que le sucedió al legendario Paul Newman, quien a lo largo de su carrera demostró un enorme talento interpretativo. Sin embargo, él mismo reconoció cuál fue uno de sus peores trabajos y llegó al extremo de pagar por un anuncio en varios periódicos para pedir a la gente que no viera la película.

La película en cuestión se titula “El cáliz de plata” y fue la primera oportunidad de Newman en la gran pantalla, luego de haberse dedicado al teatro y a apariciones en series de televisión. La trama gira en torno a Basil, un esclavo encargado de crear un cáliz con los rostros de los doce apóstoles y el de Jesucristo. A pesar de que la película no tuvo éxito en taquilla cuando se estrenó en 1954, 12 años después Newman ya era una gran estrella de Hollywood y decidió poner un anuncio disculpándose por su “horrible interpretación”. Paradójicamente, esto despertó la curiosidad del público y la película se convirtió en un enorme éxito de audiencia, siendo lo más visto de la semana en la televisión estadounidense.

Newman no ha ocultado su desprecio hacia “El cáliz de plata” en varias ocasiones, llegando a calificarla como “la peor película producida durante la década de los 50”. Incluso pensó que esta película podría destruir su carrera. Sin embargo, afortunadamente para él, solo dos años después su carrera despegó con el estreno de “Marcado por el odio”.

A pesar de su odio hacia la película, Newman organizó un pase especial en su casa a finales de los años 70, en el que invitó a algunos amigos. Durante la proyección, proporcionó ollas de metal y cucharas de madera a sus invitados para que golpearan mientras veían la película, mencionando que los primeros minutos no estaban mal, pero que luego “el horror se apoderaba de todo”.

Aunque haya sido considerada su peor película, la historia de “El cáliz de plata” nos muestra cómo incluso los errores pueden convertirse en un éxito inesperado. Paul Newman, a pesar de su desprecio hacia ella, tuvo que aceptar el hecho de que esta película se convirtió en un fenómeno de audiencia.,