“El duelo de vulgaridad entre TVE y Telecinco: Un repaso a los momentos más polémicos de los años 90”

El striptease televisivo en España: una historia de destape y duelos inesperados

El 4 de julio de 1990, la televisión española vivió uno de los enfrentamientos más inesperados y extravagantes de su historia. Por un lado, TVE 1 presentaba un programa serio de entrevistas conducido por Ángel Casas, mientras que, por otro lado, Telecinco apostaba por el concurso veraniego “¡Ay, qué calor!”. Sin embargo, lo que captó la atención del público no fue el contenido de ambos programas, sino un detalle peculiar: a las doce y veinte de la noche, los stripteases de ambos programas coincidieron en pantalla.

Pero, ¿cómo llegamos hasta este punto? ¿Cuál es la historia del striptease televisivo en nuestro país? Todo comenzó en los años 70, en pleno destape español. Aunque el cine inició el fenómeno del desnudo en la gran pantalla, la televisión no tardó en sumarse a la tendencia. En 1977, la telenovela “La primera actriz” mostró el primer desnudo en TVE, aunque solo fue visible para los operadores técnicos. A partir de entonces, actrices como Victoria Vera y Charo Zapardiel protagonizaron desnudos en producciones televisivas.

Sin embargo, el verdadero cambio llegó el 3 de marzo de 1990, cuando Telecinco adoptó el modelo italiano de televisión y se ganó el apodo de “Tetacinco”. Aunque TVE ya había experimentado con el striptease en programas como “Un, dos, tres” de Chicho Ibáñez Serrador, fue Ángel Casas quien decidió luchar contra las cadenas privadas utilizando sus mismas armas. Así, programó un desnudo al final de su programa “Un día es un día”.

Mientras Casas intentaba dotar de cierta clase al striptease de su programa, Telecinco apostaba por un ambiente continuo de cabaret y despelote en su programa “¡Ay, qué calor!”. Este concurso, adaptación del formato italiano “Colpo grosso”, culminaba con el desnudo de los concursantes para ganar puntos. El programa resultó polémico y, aunque logró altos índices de audiencia, finalizó un año después de su emisión.

En aquel duelo de stripteases, Telecinco se alzó como ganador, atrayendo a 1.352.000 espectadores en el momento cumbre, mientras que Ángel Casas obtuvo 1.127.000. La gran derrotada fue Antena 3, que apenas alcanzó los 82.000 visionados. A partir de entonces, el contenido de desnudos en la televisión española se vio de forma masiva, pero muchos lo consideraron una paletada disfrazada de libertad.

Afortunadamente, esa época quedó en el pasado y la sociedad española ha evolucionado. Aunque programas como “Adán y Eva” o “Desnudos por la vida” mantienen el morbo televisivo, este tipo de contenido se ve ahora como una tendencia pasada y poco relevante. Sin embargo, nunca se puede descartar un posible regreso de los stripteases a la televisión española. Como dice el refrán, “las tendencias siempre tienden a volver”.,