“El inesperado enfrentamiento entre Shannen Doherty y Alyssa Milano: ¿Por qué fue despedida de ‘Embrujadas’?”

El poder de tres no fue, desde luego, un camino de rosas para ‘Embrujadas’ (Charmed), sobre todo tras la aireada marcha de una de las tres protagonistas originales. En la tercera temporada conocíamos la marcha de la serie de Shannen Doherty, quien interpretaba a la mayor de las hermanas Halliwell.

Una salida por sorpresa (que los guionistas se “ventilaron” matando al personaje) que culminaba meses de dimes y diretes en torno a una presunta rivalidad entre la actriz y su compañera de reparto Alyssa Milano (Phoebe). Si bien entonces la versión oficial es que Doherty había decidido abandonar la serie por voluntad propia, podría haber sido todo lo contrario.

Así lo ha afirmado Doherty en su podcast Let’s be Clear, que contaba con Holly Marie Combs (Piper) como invitada. Una oportunidad para hablar de la serie en la que salió el tema de por qué se fue de la misma: no se fue, la despidieron… y, según ella, la culpa la tuvo Alyssa Milano.

«La narrativa de que “dimití” se me fue asignada por otras personas. No fui yo misma. Creo que estoy en ese punto de mi vida en el que no quiero mentir sobre ello, y no quiero seguir mintiendo sobre algo que significó la vida para mí, algo que me encantó hacer. Me encantaba hacer ese trabajo. Me encantaba la gente con la que trabajé. (…) Recuerdo que [mis representantes] me miraron y dijeron “No, no, no, tu carrera no sobrevivirá a otro despido así que vamos a decir que has elegido irte.” Recuerdo que comencé a reírme diciendo “¿Quién va a creer que estoy lo bastante loca como para dejar un éxito?”»

De esta manera, el relato que se montó en torno a su marcha fue creado por pura cuestión de relaciones públicas. Recordemos que ruidosa fue su salida de ‘Sensación de vivir’, donde encarnaba a Brenda.

Allí, Doherty ya se ganó la fama de chica problemática, con una famosa enemistad con Jennie Garth (Kelly) con varias peleas que llegaron a lo físico. Finalmente Doherty fue despedida en la temporada 4. En ‘Embrujadas’, sin embargo, se habría creado un clima de tensión y fricción entre ella y Milano. Unas fricciones que ya en aquel entonces Milano reconocía:

«Shannen y yo somos personas muy diferentes y creo que es casi como una compañera de piso. Si pasas tanto tiempo con alguien y hay diferencias, no siempre te vas a llevar bien.»

De esta manera se habría construido una bola que fue creciendo hasta que se llamó a un mediador para intervenir y, según Combs, fue Milano la que propuso un ultimátum: o una o la otra. Aquí intervino Jonathan Levin, el productor, que fue a hablar con ella:

«Dijo que “Estábamos básicamente en una posición en la que es o una o la otra. Nos ha dicho [Alyssa] que es [Shannen] o yo. Alyssa ha amenazado con demandarnos por ambiente de trabajo hostil”. Porque ella [Milano] fue a terapia o mediación o al mediador corporativo… lo que cojones sea su título, ella montó un caso en el que documentaba cada vez que se sentía incómoda en el set por la razón que fuese. Mientras que tú y y no hablábamos con él. Así estaban las cosas.»

Eso sí, las actrices aseguran que no hubo ningún incidente digno de mención en el set. «Todo fue detrás de las escenas», «nada que notase nadie del reparto», continúa Combs. Algo que completa Doherty, diciendo que fue pura cuestión de rivalidad: «La competitividad hacía efecto.»

En Espinof.,