“El sorprendente enfoque de Christopher Nolan en el rodaje de ‘Oppenheimer’: El poder de la simplicidad”

Christopher Nolan logra un gran éxito con su película “Oppenheimer”

No cabe duda de que ‘Oppenheimer’ es uno de los grandes logros cinematográficos —y de taquilla— de 2023 y una de las mejores obras de un Christopher Nolan que ha consolidado su estilo con su retrato del padre de la bomba atómica. Pero más allá del producto final que ha llegado a nuestras pantallas, si algo resulta particularmente fascinante, ese es el modo en que el británico y su equipo lograron obrar el milagro.

Una de las principales claves del complejo proceso de llevar a buen puerto un largometraje radica en la gestión de recursos, y Nolan, consciente de ello, decidió condensar el rodaje en únicamente 60 días. Una auténtica barbaridad dada la escala del proyecto en ambición y presupuesto que resulta aún más sorprendente cuando conocemos cuál era el plan original y por qué decidió cambiarse a última hora.

Tal y como ha contado la diseñadora de producción Ruth De Jong en el podcast Team Deakins, ‘Oppenheimer’ debería haberse rodado en 90 días, pero su máximo responsable decidió recortar 30 jornadas para destinar el presupuesto de esos días al departamento de arte con el fin de recrear lo mejor posible Los Álamos y el resto de sets.

“Parecía una indie de 100 millones de dólares. Esto no es ‘Tenet’. Chris quería filmar en todo Estados Unidos… solo los billetes de avión y alojar al equipo [es caro]. Sin mencionar que tengo que construir Los Álamos, que no existe. Ahí es donde realmente sentí que era imposible. Chris dijo: ‘Olvida el dinero. Solo diseñemos lo que queremos’. Así que eso es lo que hicimos, y cuando los de construcción presupuestaron mi pueblo [de Los Álamos], lo hicieron en 20 millones de dólares. Chris dijo: ‘Sí, para’. Teníamos un modelo enorme en blanco y empecé a quitar edificios, y esto sin tener en cuenta que queríamos filmar en Nueva York y Nueva Jersey y Berkeley y Los Ángeles y Nuevo México”.

Cuando fue consciente de que no iban demasiado holgados en términos monetarios, Nolan decidió jugársela y avisar a De Jong de que “tenía que hacer los deberes”. Estos no consistían en otra cosa que hacer matemáticas y alterar el calendario de rodaje; una tarea que, si ya resulta complicada en un corto, no me puedo imaginar en un largo de tres horas de duración.

“Tom, el productor ejecutivo, dijo: ‘Ruth, no puedes ir a Berkeley, no puedes hacer esto’. Pero tenemos que ir a Berkeley. ¡Esto es Oppenheimer!. Los productores me preguntaban qué podía hacer de mi parte para reducir [el presupuesto]. Luego, Tom entró a mi oficina y dijo: ‘Chris va a filmar esto en 55 días’. ¡Eso nos haría recuperar mucho dinero! En ese momento sientes que tienes que dar mucho más de ti porque él acaba de renunciar a sus días. Él, más que nadie, sabe lo que quiere lograr cada día y cómo quiere hacerlo, y pasa de 85 a 55 días”.

Sólo por aportar algo de perspectiva a todo lo expuesto, debemos tener en cuenta que ‘Dunkerque’ se rodó en 68 días —lo cual es casi igual de sorprendente— y ‘Tenet’ en 96. Este plan mucho más ajustado hizo que Cillian Murphy tuviese una experiencia mucho más intensa interpretando, aunque se benefició de la aproximación de Nolan al proceso de rodaje. Así lo explicó en el podcast WTF de Marc Maron, donde dio mayor sentido al símil de “indie de 100 millones” que usó De Jong.

“Solo están Chris, el operador de cámara, siempre una cámara a menos que haya alguna gran escena coral, el sonidista y eso es todo. No hay video village, no hay monitores… nada. Es un cineasta muy analógico”.

Desde luego, Nolan sólo hay uno.,